Limpieza y control de plagas, la mejor garantía para evitar riesgos higiénico-sanitarios


Limpieza y control de plagas, la mejor garantía para evitar riesgos higiénico-sanitarios

A causa de las  múltiples  restricciones que la Unión Europea ha ido imponiendo al uso de determinados productos químicos, se establecen los métodos preventivos como principal método de control de plagas. Entre estos métodos preventivos, la limpieza cobra una especial relevancia.

Aun existiendo protocolos de limpieza para la mayoría de los sectores como el alimentario o el sanitario, se pueden establecer una serie de pautas generales que eviten, mediante su aplicación, la aparición o proliferación de plagas.

Debemos entender el concepto de limpieza como algo que va más allá de “todas aquellas acciones que permiten eliminar la suciedad de algo”. La no acumulación de restos, ya sean orgánicos o de otro tipo, así como la falta de orden, forman parte activa de dicho concepto.

Superficies como  suelos y paredes han de ser impermeables y de fácil limpieza.

Áreas como los aseos, que son especialmente propensas a la multiplicación y propagación de microorganismos patógenos, deben estar separadas del resto de zonas sensibles de la instalación. Debido a esto existen una serie de productos tales como dispensadores de desinfectante de manos, higienizadores de aire y superficies, o  desinfectante de pomos.

Debemos entonces entender el concepto de control de plagas como algo más amplio que la simple exterminación de organismos indeseados, e interpretarlo como la “consideración minuciosa de todas las técnicas disponibles para combatir las plagas y la posterior integración de medidas apropiadas que disminuyen el desarrollo de sus poblaciones (…)” según la norma EN 16636:2015 Servicios de Gestión de Plagas.

La presencia de artrópodos, roedores o microorganismos en el interior de viviendas, hospitales, edificios públicos, industriales, etc., constituye un importante elemento de riesgo para la salud pública, en la medida en que pueden actuar como agente nocivo, reservorio o vector de enfermedad para el hombre y los animales, y/o constituir una posible causa de alergia. Asimismo, producen deterioros en la calidad de vida.

Estos organismos causan también daños directos e indirectos, tanto sobre las estructuras de los edificios, como sobre las mercancías, produciendo importantes pérdidas económicas y de imagen.

Es por ello que los siguientes aspectos cobran especial importancia a la hora de definir un plan de control de plagas, estando algunos directamente ligados a la limpieza:

  • Estado de conservación de las instalaciones: nos referimos al estado estructural y/ o conservación de la instalación, con el fin de evitar grietas, huecos u oquedades que proporcionan vías de acceso y refugio.
  • Falsos techos o suelos técnicos facilitan las labores de inspección y control al técnico.
  • Estado de limpieza: se debe evitar la acumulación de suciedad, en especial restos alimenticios que además, entrarían en competencia con posibles productos biocidas a utilizar.
  • La presencia de organismos o de sus excrementos nos ayudará a determinar el nivel de infestación.
  • El tipo  de organismo indicará el método de control más adecuado y la adopción de medidas físicas y/o químicas, siendo la combinación de las dos la mejor opción.
  • El tipo de instalación y  su actividad, así como su ubicación y entorno, son también decisivos. Por ejemplo, el método de prevención y control no será el mismo para un almacén de productos no perecederos que para una industria cárnica. De la misma manera, una instalación rodeada de abundante vegetación presentará mayor riesgo pues ésta puede dar cobijo a roedores.

Una vez realizado elanálisis, se establecerá el propio plan de acción para el control de insectos arrastrantes, roedores o insectos voladores.

 

Control de  insectos arrastrantes

Con la misma facilidad que los roedores en cuanto a su capacidad de adaptación, los insectos también son un gran riesgo potencial para la salud.

La extensa variedad de especies hace muy difícil poder enumerar todos los criterios de actuación pero si podemos seguir una pautas mínimas.

Los métodos de actuación son:

-Físicos, mediante la colocación entre otros de trampas de luz (voladores)  y/o adhesivas.

-Biológicos, introduciendo en su hábitat depredadores o microorganismos patógenos

-Químicos, insecticidas tradicionales cualquiera que sea su método de aplicación

La aplicación localizada de gel es muy efectiva y las zonas a tratar siempre han de ser las fuentes de calor y las de almacenaje de alimentos. Solo actúan por ingestión y no tienen plazo de seguridad. Así mismo, la colocación de monitores, se ha hecho especialmente recurrente ya que carecen de productos químicos y son una herramienta eficaz para el control de la población.

La aspersión o pulverización es muy recomendada para tratar zonas amplias  y sobre todo exteriores.

En la Nebulización o ULV generalmente son usados equipos eléctricos. Estos generan  partículas muy finas que forman una especie de nube fría, lo cual le confiere gran poder de penetración. Ideal para el control de insectos voladores y muy utilizado también en desinfecciones ambientales contra virus, bacterias, hongos…etc. Generalmente se usan desinfectantes con base acuosa y compuestos de cloruros.

La Termonebulización genera una nube a una temperatura aproximada de 60º C en la boca de salida del equipo. Permite cubrir grandes superficies en menor tiempo. El calor del humo generado le da un mayor poder de penetración. Ideal para el control de insectos adultos voladores. Son pocos los productos que se pueden utilizar de esta manera y es muy importante poder controlar la zona tratada.

 

Control de insectos voladores (equipos atrapainsectos)

Si bien es cierto que cada instalación debe contemplarse individualmente con las características del local y tipo de actividad, hay algunos aspectos o recomendaciones que debemos tener en cuenta.

El número de equipos a instalar variará en función del área a cubrir, teniendo en cuenta además la existencia de barreras físicas cómo paredes, estanterías, cortinas…etc., que dificultarán la difusión visual de las lámparas del equipo y la aproximación de los insectos.

No instalaremos el equipo cerca de fuentes de luz cómo ventanas y/o luces de alta potencia para evitar que entre en competencia con estos elementos.

Evitaremos en la medida de lo posible las corrientes de aire pues estas dificultan el vuelo de los insectos hacia el equipo y éste no realizará todas las capturas deseadas.

Lo ideal es colocar el equipo en los accesos de los insectos evitando así que lleguen a las zonas críticas (por ejemplo, zonas de manipulación de alimentos).

Lo más recomendable es que el equipo permanezca encendido las 24 horas pues al terminar la jornada laboral y con la ausencia de luz natural y/o artificial este realizará muchas más capturas.

 

Control de roedores

La proximidad de solares abandonados, acumulación de desperdicios o falta de limpieza favorece la aparición y asentamiento de colonias de roedores.

Siendo varias las formulaciones (materias activas o compuestos) y sus presentaciones (bloques, cebo fresco…) la mayoría de los rodenticidas son anticoagulantes y provocan la muerte de los roedores ante la imposibilidad de poder evitar hemorragias internas.

Es importante saber que estos productos tardan algún tiempo en hacer efecto, así el roedor no podrá asociar su muerte a la ingesta del rodenticida.

La colocación de éstos siempre será dentro de porta cebos y atendiendo a algunas especificaciones:

  • La implantación de los perímetros es aconsejable hacerla en el exterior
  • Los cebos deberán ser numerados e identificados y ubicados en el plano de la instalación.
  • Serán colocados principalmente en las posibles zonas de acceso de los roedores, evitando su excesiva exposición a personas y animales.
  • Deberán estar anclados al suelo y bien cerrados.
  • El cebo siempre será colocado en el interior mediante la fijación a la/s varilla/s destinadas para ello.

En definitiva, el tándem formado por el control de plagas y la limpieza será la máxima garantía para evitar riesgos higiénico-sanitarios.

Elaborado por:

  • Marta Hernández, Resp. Técnico
  • Ricardo Bon, Resp. Nacional Operaciones

Voltar

Enter the name you would like to appear on the comment.
(required)
Enter the email you would like to use to get updates. You email is not visible and can not be used by other users.
(required)
Enter you comment help.

Imagen CAPTCHA
Escriba el código mostrado encima en el campo inferior
 
  Post Comment