El principal peligro de la picadura de avispa es el riesgo de choque anafiláctico, que puede provocar la muerte como consecuencia de varias picaduras o sólo de una.

Su presencia es incómoda y se las ve como una amenaza para la salud. Se piensa que se alimentan de fruta y también son consideradas necrófagas y propagadoras de algunas enfermedades.

Necesitan madera para construir los nidos por lo que pueden dañar componentes de madera en edificios, balcones y mobiliario de jardín.

Pueden verse también en cocinas, panaderías y otros establecimientos donde se manipulan productos dulces. Pueden contaminar los alimentos y picar, por lo que se las puede una amenaza para la salud pública.

Contrariamente a las abejas, las avispas pueden retirar el aguijón de la víctima (las abejas una ve que clavan el aguijón mueren)- El principal peligro es el riesgo de choque anafiláctico que puede provocar la muerte a consecuencia de varias picaduras o sólo de una.

Las avispas no son particularmente agresivas, pican sólo cuando se sienten amenazadas.

Cuando se detecta una plaga de avispas, es importante confirmar que no se trata de abejas (Apis melífera), ya que las abejas son una especie protegida.