Aparentemente inofensivas, todas las hormigas pican, pudiendo causar reacciones alérgicas.

Presentes prácticamente en todos los ambientes terrestres, excepto en los polos. Se estima que existen cerca de 18.000 especies de hormigas en todo el mundo. En la Península Ibérica existen cerca de 270 especies y en Portugal 126.

Las hormigas son insectos sociales, es decir, viven en jerarquía y forman colonias (hormiguero). Todas las colonias son constituidas por una o más reinas, soldados, obreras y, dependiendo de la época del año, alados (reproductores).

Las hormigas obreras son las que estamos acostumbrados a ver. Ellas son todas hembra, no poseen alas y son estériles; desempeñan todas las funciones dentro de la colonia (excava, limpieza del hormiguero, búsqueda de alimento, alimentación de las larvas y reina(s), alimentación de otras obreras, defensa de la colonia, etc.)

Las hormiga soldado también son hembra, poseen la función de proteger la colonia de posibles enemigos.

Cuando la colonia madura, se origina un gran número de individuos alados conocidos como reproductores, constituido por las reinas y machos. Las reinas son las responsables de la puesta de huevos y son los individuos de mayor tamaño; poseen alas para realizar el vuelo nupcial. Después de la fecundación buscan un lugar adecuado para crear un nuevo nido y, en esta fase, cortan las alas con las mandíbulas. Los machos también son alados, sin embargo son más pequeños que las reinas. Su función es únicamente reproductiva y su vida es corta.

En la mayoría de las especies existe sólo una reina y una vez que muere, el resto del hormiguero también muere. La longevidad de la reina es mucho mayor que la de los machos.

Hay que tener en consideración que todas las hormigas pican. Algunas tienen aguijón por lo que su picadura puede generar reacciones alérgicas.