Las Chinches de cama son insectos sin alas de la orden Hemíptera y de la familia Cimicidae. Son parásitos externos de varios animales.

La especie más común es Cimex lectularius. Las Chinches de la cama común se encuentran en climas templados y se alimenta de sangre (hematófago).

Desde 1990 se ha verificado un aumento de infestaciones de chinches de cama en Reino Unido, Alemania, España, Australia, Canadá y Estados Unidos de América.

Os percevejos são conhecidos por serem fugidios, efémeros e noturnos (tipicamente ativos de madrugada das 01:00 às 05:00), o que dificulta a sua deteção. Os adultos de C. lectularius apresentam coloração entre o avermelhado e o castanho, corpo achatado, de forma oval e sem asas, com 4-5 mm de comprimento, recoberto de pequenos pêlos.

Las chinches son conocidas por ser fugitivas, efímeras y nocturnas (típicamente activas de madrugada de las 01:00 a las 05:00), lo que dificulta su detección.

Los adultos de C. lectularius presentan coloración entre el rojo y el castaño, cuerpo achatado, de forma oval y sin alas, con 4-5 mm de longitud, recubiertos de pequeños pelos.

A pesar de su pequeña dimensión, son fácilmente observables a simple vista ya que se mueven lentamente no escapando a la vista, si el observador está atento.

Las ninfas son traslúcidas, de coloración clara, oscureciendo a medida que realizan las sucesivas mudas hasta alcanzar la coloración adulta. Las especies varían en función del tipo de hospedador, presentándose algunos ejemplos:

Alimentación

Las chinches de cama son hematófagos estrictos, alimentándose exclusivamente de la sangre fresca de animales de sangre caliente, siendo el hombre su hospedador preferido. Puede ingerir hasta 7 veces su peso en sangre.

Están normalmente activos por la noche, con un incremento en su alimentación cerca de una hora antes del amanecer.

Alcanzan a sus víctimas desplazándose atraídos por el calor y por el dióxido de carbono exhalado por la respiración. En algunos casos suben por las paredes, techos y otras estructuras, dejándose después caer sobre el hospedador cuando detectan su calor corporal.

Cuando entra en contacto con el hospedador, las chinches perforan la piel de su víctima con una especie de estilete formado por dos tubos huecos situados en el extremo de su aparato bucal. Con uno de ellos extrae la sangre y con el otro inyecta saliva, la cual contiene anticoagulantes y anestésicos.

Aunque las chinches puedan sobrevivir largos periodos sin alimentarse, normalmente intentan obtener alimento con una periodicidad de cinco a diez días. Entran en latencia por escasez de alimento, pueden vivir en este estado más de un año.

En el periodo de 2 meses son depositados de 200 a 500 huevos, en grupos de 10 a 50. La hembra no pone huevos las temperaturas inferiores a 10ºC. Huevos y larvas son extremadamente sensibles las temperaturas bajas.

Infestaciones:

Las infestaciones producidas por un número bajo de individuos son difíciles de detectar, y es posible que las víctimas pasen largos periodos ignorando la presencia del parásito.

Normalmente son transportados en la ropa, muebles o en maletas de viaje, siendo por eso su origen más común de infestación los hoteles y residencias. Buscan cobijo como colchones, grietas en las estructuras de las camas, parte trasera de muebles (sobre todo en el cabecero) o en los rodapiés.

Durante el día retoman a sus escondites o refugios (grietas). Pueden sobrevivir largos periodos de tiempo sin comer, lo que potencia su capacidad de migración.

En los climas templados el periodo de mayor infestación se da durante el otoño ya que la especie hiberna bajo la forma adulta. En los climas cálidos, el periodo de infestación ocurre en la primavera.

Infestaciones

Sus picaduras son extremadamente irritantes, porque a pesar de indoloras, causan hinchazón y picazón. El tratamiento de las picaduras calma la irritación, pero no previene nuevas picaduras, que en demasía pueden llevar a la aparición de eczemas.

Las picaduras aparecen agrupadas, generalmente en líneas, pudiendo encontrarse en torno a las áreas con mayor vascularización superficial donde la temperatura de la piel es más elevada y la concentración de dióxido de carbono es mayor.