Los sifonápteros (Siphonaptera) son una orden de insectos sin alas, popularmente conocidos como pulgas.

Contrariamente a los insectos rastreros y voladores, las pulgas presentan las patas posteriores extremadamente desarrolladas. Una pulga es capaz de saltar a un metro de distancia (200 veces el propio tamaño), el equivalente a que un ser humano saltase la distancia de un campo de fútbol.

Las pulgas son parásitos externos que se alimentan de la sangre de mamíferos y aves y pueden transmitir enfermedades graves como el tifus y la peste bubónica. Afectan normalmente animales domésticos como perros y gatos, entre otros.

Las especies varían en función del tipo de hospedador:

  • Pulga del hombre (Pulex irritans)
  • Pulga del gato (Gtenocephalides felis)
  • Pulga del perro (Gtenocephalides canis)
  • Pulga de los pájaros (Geratophyllus gallinae)
  • Pulga de los roedores (Xenopsylla cheopsis)

Hábitos

Las pulgas son parásitos externos que se alimentan de la sangre de mamíferos y aves, mordiendo (y no picando) al hospedador. Las pulgas de los animales domésticos pueden alimentarse indiferenciadamente del hospedador predilecto o de la sangre humana. Las larvas se alimentan de detritos.

Reproducción

Las pulgas presentan ciclo de metamorfosis completo. Es decir, la hembra pone huevos (cerca de 300 a 400 de una vez), de los cuales nacen las larvas. Éstas se transforman en pupa, para entonces surgir en su forma adulta.

Cabe resaltar que, dependiendo de las condiciones externas, la pulga no emerge inmediatamente de pupa -puede tardar días, meses y hasta un año, aguardando condiciones ideales para su supervivencia (su hospedador).

Eso explica la existencia de pulgas en lugares que hayan permanecidos deshabitados mucho tiempo. El tamaño de una pulga, dependiendo de la especie, puede llegar a 5 mm de largo. Cada pulga puede vivir más de un año.

Peligros

Además de ser molestas por las picaduras, las pulgas transmiten microorganismos, parásitos hematófagos y pueden inducir a procesos alérgicos. También pueden contaminar los alimentos con sus excrementos y residuos (frecuentemente hay restos sangre en las heces).