Las termitas u hormigas blancas constituyen una de las cerca de 30 órdenes de los insectos.

Termitas

Aunque se asemejen a las hormigas, están más emparentadas con las cucarachas, ya que han evolucionado durante 100 millones de años, de un tipo primitivo de cucaracha comedora de madera, actualmente extinta. Viven en sociedades, a veces relativamente simples formadas por un pequeño número de individuos, otras veces complejas y contando con millones de individuos. Este tipo de infestaciones es de extraordinaria importancia en las regiones calientes y templadas.

Las colonias son bastante sofisticadas, con obreras encargadas de la alimentación, soldados que protegen la colonia y la reina.

Hay más de 1800 especies de termitas, su identificación es compleja, pero en la práctica se clasifican en 2 grandes grupos:

  • Termitas subterráneas: se mantienen en contacto con el terreno y usualmente requieren alto grado de humedad.
  • Termitas de la madera seca: Que no requieren conexión con el terreno y viven sólo de la madera seca; se encuentran sobre todo en las áreas marítimas y de baja altitud.

Las especies más frecuentes entre son: Reticulitermes lucifugus (rossi) - termita subterránea y la Cryptotermes brevis - termita de las madera seca.

Hábitos

La identificación de las termitas es relativamente difícil, aunque sea posible detectar su presencia:

  • Por ejemplo, las alas que se acumulan en las ventanas y claraboyas durante los meses de Mayo a Agosto (periodos de reproducción);
  • Por los montículos de residuos (granulado) que se acumulan en los suelos, bajo los muebles, junto a los rodapiés, etc.

Alimentación

Las termitas se alimentan de material vegetal, siendo la celulosa su alimento principal y uno de los principales constituyentes de la madera. También se alimentan de otros materiales de construcción, que pueden ser dañados por las termitas en su esfuerzo para encontrar celulosa.

Como insectos xilófagos, los daños originados en la madera pueden tener consecuencias daños graves en edificios y otros bienes materiales.

Reprodução

El desarrollo de las termitas observa una metamorfosee de tipo especial.

La hembra fértil o reina pone los huevos – que pueden ascender a 20000 por día – los cuales originan ninfas, que pueden desarrollar individuos sexuados, obreras y soldados, con morfologías bastante diferenciadas.